Amargo dolor de una pérdida

En este momento estás viendo Amargo dolor de una pérdida

 

Ella: Cariño… no me ha bajado la regla este mes…
Él: ¿huhh!??

 

Ella: He calculado la fecha de nacimiento. 29 de marzo.
Ella (piensa): ¡Tengo que organizarme cuanto antes para el curro! Por fin voy a ser madre… ¿Irá bien el parto? Dicen que es como cagar ladrillos por delante. Arggh.
Bueno. Si es chica, la llamaré… mhm ¡Marie! O mejor ¿Mariana? Y Javier si es chico, ¿no?

Él (piensa):
¡Qué notición!!! Mis padres van a flipar en colores. ¿Será niño o niña? ¿Tendrá el pelo rizado? ¡Le enseñaré a nadar, le va a encantar! ¡Espero no pille frío! ¿Y si tiene síndrome de down??? ¿O alguna otra discapacidad? Esas cosas no solo le ocurren a los demás… no, venga, todo andará bien. Entonces cuando empiece sus estudios (¿geografía?), yo ya tendré…

 

Ella: Cariño. Hay sangre en mis bragas.
Él: Oh.
Espera voy a ver en google…
Dicen que puede ocurrir al principio del embarazo, pero también que puede ser un aborto espontáneo.

 

Ginecóloga: Pues lo siento, señora, pero no veo nada en su útero. Se ha ido.
Ella: … Ok

Comentario
Enorme porra que te introducen hasta el ombligo (pero por dentro, claro).

 

Pequeño príncipe: Ahhh
Cuando le conté nuestra historia a familiares y amigos, “salieron del armario” muchas mujeres a las que le había pasado lo mismo. Gracias por compartir.
Carine, Silvia, Isabel, Susana, Joelma, Lola, Simone, Tatiana, Fabienne, Chiara, Amandine, Maryam, Sabrina, Violeta, Christiane, Sarah, Asraa, Anna, Katarina, Laura, Lea.

 

Ella (piensa):
¿Qué habré hecho mal? ¿Habrá sido aquel vino que me tomé? ¿O el sexo que tuvimos? ¿Soy demasiado vieja? ¿Volverá a ocurrir lo mismo? ¿Por qué nosotros? Igual no tenía que ser. Igual, sí, tenía una discapacidad o algo. ¿Había empezado a latir el corazón del bebé ya? ¿Y ahora cómo me despido si no era un bebé “realmente“? … o … ¿Hago demasiado drama? ¡Soy una floja! No me puedo dejar ir así…, soy una mierda.

Él (piensa): Igual mis estúpidos espermatozoides tienen la culpa. Como demasiado poco pescado y fruta. Tampoco hago mucho deporte. Seguro que están todos oxidados. Joder, Nora me debe de odiar. No va a querer hacer el amor en mil años.
¿Qué hago, se lo cuento a mi familia? ¿Para qué?
Ella: Cariño. ¿Qué piensas?
Él: Nada. ¿Y tú?
Ella: Nada.

AUTORA: Nora.

 

Deja una respuesta