Ser mujer

No se nace sino que se deviene mujer

(Simone de Beauvoir)

Para entender que es SER MUJER en toda su esencia es necesario conocer el término FEMINISMO como tal, y os queremos ofrecer una redefinición del mismo para que podamos llegar entre tod@s a esa sororidad que tanto hace falta:

 

FEMINISMO

Es el principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre.

Tiene como objetivo la búsqueda de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, y eliminar la dominación y violencia de los hombres sobre las mujeres.

La influencia del feminismo ha conseguido cambios en ámbitos como el derecho a la educación, el voto de la mujer, el derecho al trabajo, la igualdad ante la ley o los derechos reproductivos, entre muchos otros.

Para nosotras es una lucha y un deber de todo ser humano.

El feminismo me permite estar con otras mujeres y saber que no estamos solas, que estamos juntas sin distinción de color de piel, de clase, de cultura, de feas, bonitas, gordas, flacas, viejas, jóvenes, ganadoras, perdedoras.

Ser feminista significa existir por sí misma, liberarse de las miradas de aprobación del resto, saber que somos fuente de inteligencia, creación y belleza.

Como en todo movimiento, hay contradicciones, pero no importa, ya que lo principal es que por fin podemos liberarnos de la mirada patriarcal que nos rebajaba al rango de objeto, de histéricas, de faltas de sexo, de habladoras, de demasiado minas para tomar el poder, de no te creo porque igual te gusto, de sensibles… Corresponder a la imagen de la niñita blanca, perfecta, Lolita me encerró́ en un rol del cual me escapé, porque me trajo problemas, y ¡teníamos derecho a existir pero no a hablar!

Y en todo este proceso, la mirada de un hombre cómplice fue esencial, estamos iguales, nos construimos libres de la mirada del resto, cagados de la risa.

YO:

No sé quién soy.

Tantas dentro de mí.

Soy una soy cuarto, como diría Erika.

No hay una, hay muchas.

Todas soy.

Soy la risa, y a la vez, el llanto.

Soy fuerte y soy frágil.

Soy la luna.

Y el sol.

Soy vidas.

Soy mujer.

APRENDER A SER MUJER:

“Nos dictan todo, cómo nacer cómo morir” como diría Javier Álvarez…

Aprender a ser.

Ser.

Ser mujer.

Tienes que.

Esa mierda de frase: tienes que.

Tienes que sonreír. Tienes que poner guapa.

Tienes que ponerte recta. Tienes que ser amable.

Tienes que comer menos. Tienes que ir al psicólogo.

Tienes que hacer deporte. Tienes que planchas las camisas.

Tienes que aprender a cocinar.  Tienes que llevar a los niños al colegio. 

Tienes que ponerte tetas. Tienes que ponerte tacones.

Y tienes que cuidarte…

Una mierda de frase: tienes que.

Me duele tener que y no ser.

Me duele no ser.

Quiero ser. Ser mujer.

Libre.

DIFERENTES:

Todas y todos somos diferentes.

Diferentes.

Diferentas.

Pero nosotras somos diferentas.

Nos sentimos diferentes, incomprendidas, sensibles.

Vulnerables. Frágiles. Desconocidas.

Desconocidas hasta por nosotras mismas.

Ausentes de nuestro cuerpo sin vida, sin pálpito.

Vacías, desnudas, desaparecidas.

Cambiantes imprevisiblemente.

Huérfanas sin rumbo que se aferran a una mano.

Agarradas a la vida. Supervivientes.

Rebeldes con causa sin final.

Luchadoras, valientes y fuertes.

Un poder invisible pero inagotable.

Somos inagotables. Somos mujeres.

Somos diferentas.

AMIGA:
Adivina, adivina…
¿Con qué estoy jugando?
 
Ámala, eres tú. 
 

MUJER MANCHEGA:

¿Y ahora qué?

Perdida. Sola.

Muchos años caminando juntos.

Aquí vengo a verte cada domingo.

Hablo contigo, limpio la tumba y vuelvo a casa.

Flores. No te faltarán nunca.

Mi jardinero y músico.

Corazón roto y alma herida.

No te necesito pero cuánto te añoro.

La vida continúa…

MUJER:

¡Ay, mujer!

Tienes el poder de romperte

en un sutil lamento

levantando la mirada crujida

como si el barro en tu piel

fuese un vestido de gala.

¡Ay, mujer!

De tus centros surge la vida

la tuya y la mía,

es tanto el regalo… Y tan poca la conciencia

me aturden tus pesares

en lo más hondo de lo que soy.

¡ Ay, mujer!

Pido perdón por tantas vidas de abusos.

Crecen en mi millones de abismos

por saberme hombre

tampoco yo me cuidé de mi

zapateando sin cuidado cuerpos sin culpa.

¡Ay, mujer!

Poesía de Antonio Beas, Terapeuta Gestalt.

Dibujo de Thais.

8 DE MARZO DE 2022

Hoy, la emoción está a flor de piel.

Enciendo mi vela por mí, por todas.

Por aquellas que estuvieron y por las que están, por las

que se van y las que se quedan, por las que no y las que sí,

¡adelante! ¡Por todas! Por las que

sufren y las que triunfan, que también hay muchas, son muchas

seguro, ojalá…

Hoy soy menstruante. Diosas dadoras de vida. Protectoras de la

vida. Ensalzadoras de la vida.

La Humanidad necesita lo Femenino, la Feminidad. Esa que

conecta, que cuida, que protege.

Esa que nos envuelve en la armonía de las voces, de las risas, de

los “tengo que contarte”, de

los abrazos sostenedores, de los llantos que limpian, de las

redes, de los “¿qué necesitas?”, de

la empatía…

La Humanidad requiere con urgencia de su lado femenino, hay

que rescatarlo de la represión,

hay que sanarlo, hacerlo fuerte y al fin, ya en equilibro,

disfrutarlo.

Feliz día, hermanas.

8 de marzo.

Patricia Medina Hernández.