MACARENA… UNA BALLENA

En este momento estás viendo MACARENA… UNA BALLENA

Con la barriga muy llena de plancton y krill crujiente

Filtro y filtro, muy ansiosa, por mis barbas…

Pues no mastico con dientes.

 

Ondulo, curvo mi lomo entre aletazos feroces

Y resoplo gaseosa con impaciencia ruidosa mientras comento contenta y bastante escandalosa…

 

¡Soy el más grande animal que nunca surcó los mares!

 

¡Mis gritos desgarradores viajan millas y más millas por los marinos olores!

 

¡Al balleno que me escucha, se le derrite la grasa…

¡Mucha, mucha…! ¡Tiene guasa!

 

Por tan pringosa razón y años de persecución, por mi carne tan sabrosa, por mis huesos poderosos,

casi acaban con mi especie esos bajitos nipones…

 

Como animal soy rorcual, un nombre que no me mola, prefiero ballena azul ¡es más cool!

 

Macarena me pusieron porque llegué a Andalucía y en sus playas acabé, agotada y “aturdía”.

 

¡No me cace, no me oprima, ballenero de Hiroshima!

Que me duele el esternón de esquivar tanto timón de sus buques infernales.

 

No dejaré de gritar para que todos lo sepan y capten mi condición de ser vivo colosal…

 

¡Soy el más grande animal que nunca surcó los mares!

 

 

PoemaBios Fem:

En castellano y en el reino animal hay muchas palabras en femenino, no importa si son hembras o machos o son asexuados, si sienten o miran, terminan en A, son femeninas, son hermosas y a nadie se le ha ocurrido masculinizarlas -no daré ideas- ni falta que hace.

¡Reivindiquemos la A!

Pantera, Gacela, Hormiga, Mariquita, Libélula, Cigüeña, Gamba, Calandria, Urraca, Trucha, Merluza, Morena, Rana, Salamandra, Salamanquesa, Tortuga, Beluga, Mariposa, Oruga, Araña, Langosta, Mangosta, Ballena…una lista interminable.

Todas tienen encanto y me inspiran para hacer pequeñas composiciones…

 

La mariquita vino y se fue volando

Con sus siete puntitos agitando

Rojo y negro entremezclando

Tus alitas sutiles vas volteando

En requiebros del aire te vas volando

 

Del insecto a la ballena, todo tiene cabida, y ahí va otra más grande basada en una historia real. En 2008, se encontró varado y muerto en la playa de Cortijo Blanco (Marbella, Málaga) un rorcual gigante -¡No termina en A!- y después de una laboriosa y larga preparación, sus 21 metros de esqueleto completo se muestran en el Museo Nacional de Ciencias Naturales desde 2010 rodeado de muchos de los “animalia” -en latín para que tenga A- que he nombrado arriba.

 

Madora.

Deja una respuesta