Quienes Somos

Cuando la belleza brilla desde el interior, no hay forma de negarla

(Alek Wek)

Soy Leonor, nací en el 80, soy francesa pero casi siempre he vivido en Madrid.

Estudié en el Liceo francés de Madrid, hice mis estudios de teatro en la Sorbona de París durante 3 años y luego en la RESAD en Madrid.

Me formé como actriz pero me atrajo más la enseñanza del teatro por su aspecto más humilde, humano y terapéutico, y para huir de su lado competitivo, que tanto odiaba en el mundo profesional del teatro. Ya llevo 15 años de experiencia siendo profesora de teatro.

En mi infancia, sufrí de una autoestima muy baja pero poco a poco fui haciéndome un poquito más fuerte.

Llevo 20 años construyendo el amor con mi pareja y hemos creado nuestra familia. Tenemos 2 hijas, Noa de 10 años y Ada de 2. La maternidad no ha sido fácil, pero me ha revelado muchas cosas sobre mí y por fin puedo ser yo misma después de mucho sufrimiento y trabajo personal. He pasado por muchos problemas que sufren las mujeres; reglas muy duras, tengo endometriosis, problemas de fertilidad, un aborto, embarazos complicados y partos traumáticos. Pero aquí estamos, construyendo cada día, y evolucionando. Estoy en un momento de renacimiento total ¡así que a seguir creciendo y creando, por supuesto!

Soy Carmen, nací en el 81 en un pueblecito pequeño de la Mancha Baja. Crecí y viví allí hasta que tuve que salir para realizar mis estudios universitarios.

Estudié enfermería y llevo 16 años de experiencia a mis espaldas trabajando como enfermera. Actualmente trabajo en un hospital de Madrid. Uno de los motivos que me llevó a elegir esta profesión es porque tiene un lado muy humano y el hecho de poder ayudar a alguien que tiene un problema es algo que ya hace sentirme realizada como persona. La escucha activa y la empatía son dos valores fundamentales en la vida y más en mi profesión, por eso me dedico a ello, porque creo firmemente que hemos venido a este mundo para ayudar.

Hace un año sufrí un golpe muy duro que supuso, para mi, un punto de inflexión. La pérdida de uno de los dos pilares básicos de mi vida, mi padre, ha sido un antes y un después.

A raíz de caer en lo más hondo de mi ser y experimentar el dolor más profundo que puede experimentar un ser humano, el dolor del alma, para lo que no hay cura y lo peor de todo, no hay consuelo, tuve que aprender a vivir de nuevo con ese vacío tan inmenso que nada puede llenarlo.

Así que me apunté a teatro. El arte es la mejor cura que puede existir. Puedes liberar todas tus emociones ayudándote a cicatrizar heridas. Fue mi gran descubrimiento y mi bálsamo. Que sensación de libertad…, mientras estaba en teatro no existía nada más, ni siquiera el dolor…, me olvidaba de todo.

Gracias a esto conocí a Leonor, mi profesora de teatro. Al principio tan sólo era una relación profesora – alumna pero la vida te pone a las personas que ya están predestinadas en tu camino para aprender y enriquecerse. Durante el curso llegó el confinamiento y ahí, irónicamente en la distancia, es cuando estrechamos lazos y esa relación inicial se convirtió en una bonita amistad a través de la cual, tras compartir y conocer nuestras historias de vida, nació este proyecto, hecho desde el corazón, que os queremos ofrecer y haceros partícipes de él.

Así, he llegado hasta aquí, escribiendo estas palabras para vosotras porque quiero seguir creciendo y aportando mi granito de arena por un mundo mejor.

¡¡¡Vamos a por todas!!!

Nuestro Proyecto

Es un trabajo hecho desde el amor. Desde nuestra más profunda esencia de mujer, sentimos la necesidad de expresarnos y de liberar nuestra voz. Vivimos en un sistema heteropatriarcal que ha sido creado por hombres y hecho, en muchos sentidos, para los hombres y, a pesar de evolucionar hacia unos valores más igualitarios, lo femenino sigue siendo pequeño… Hay demasiados silencios.

Este espacio interactivo es un lugar de intercambio y comunicación, y está abierto a todas y todos los que quieran colaborar en él. No solo somos, no estamos Carmen y Leonor, sino que nos gustaría que esté lleno de vosotras y vosotros…

Queremos, desde lo artístico y lo personal, compartir expresiones creativas y experiencias reales vividas por nosotras, crecer y enriquecernos gracias a la retroalimentación de estas dos perspectivas.

Para nosotras, el teatro tiene ese poder de transformación y es un espacio de libertad absoluta. El teatro nos desvela nuestra verdad más pura, nuestra esencia, como decía Augusto Boal, «cuando salimos al escenario se acaba la mentira y empieza la verdad».

La clave de nuestro proyecto es la sororidad, es decir, la unión y colaboración entre mujeres, pero sin olvidar, por supuesto, la unión y colaboración de los hombres. Abrirnos hacia el hombre para desarrollar una necesaria comprensión y cooperación mutua, y poder reeducar a nuestras hijas e hijos en un mundo más sensible e igualitario.

¿Os imagináis un mundo donde todas y todos estemos conectados y donde se cultive la comprensión y la empatía?

Vamos pues a tejer esa tela entre todas y todos para conseguir nuestro objetivo, el de todas, el de todos, el de todes… NUESTRA FELICIDAD

Paco es nuestro gran colaborador y ha sido un gran descubrimiento.

Paco es un fanático del arte, en especial de la pintura, y cual «rata de biblioteca», investigando, se dio cuenta de que se habían olvidado de la mitad de la población… las mujeres.

Gracias por este gran trabajo de investigación que estás haciendo, devolviéndonos a esas mujeres artistas que existieron y que fueron olvidadas y enterradas artísticamente.

Miryam, mujer feminista de cuna, luchadora por la justicia y la igualdad, lectora empedernida y buscadora incansable.

Forma parte de nuestra familia Artefemiana dando ese impulso hacia un mundo más justo. Mujer sencilla, leal, humilde y de gran corazón.

Se suma a este grupo de loquitas por la vida, para caminar juntas construyendo un mundo mejor, empezando por una misma y continuando hacia un colectivo que necesita mujeres como ella.

Gracias hermana y gran amiga por tu gran aportación a este proyecto. 

Gracias también a Laura, por ser la diseñadora de Artefem, a Alfredo por crear el logo, a Jesús por ser nuestro corrector oficial ¡y a todas las personas colaboradoras!