Ser loca.

En este momento estás viendo Ser loca.
Ser loca me ha servido para ser feliz o al menos intentarlo.
Ser loca conlleva mucho sufrimiento pero también mucho enriquecimiento personal.
Ser loca es una búsqueda constante de autodescubrimiento.
Ser loca tiene mucha oscuridad que es rota por rayos de luz y de esperanza en cada uno de tus avances en los que te conviertes en mejor persona. En una mejor persona para ti misma porque cada paso que transitas en el tortuoso camino de la locura te conduce a otro peldaño en el que mejoras la percepción de ti misma y del mundo que te rodea.
Ser loca te retira el vendaje del ego de tu propia mirada.
Ser loca te permite rodearte de quién te acepta sin condiciones, con tus luces y tus sombras. Gente verdadera.
Quizás esa gente es como tú, loca.
Ser loca es angustioso porque da vértigo, porque todo asusta, todo hiere, todo juzga, todo señala.
Ser loca es sentirte sola.
Pero ser loca es también divertido, refrescante, diferente, alejado del convencionalismo social y la línea de producción del momento.
Ser loca, me ha permitido vivir experiencias y momentos de tanta intensidad que he rozado el peligro y el clímax de la satisfacción a la vez.
No se si ser loca se nace o se hace.
Ser loca no se acaba nunca. Es una forma de vida.
Soy feliz siendo loca, o al menos lo intento.
Ada Fuentes.

Deja una respuesta