Volver a ser niñas y soñar por un mundo feminista

En este momento estás viendo Volver a ser niñas y soñar por un mundo feminista

Acabamos de pasar un mes de marzo cargado de emociones feministas.

No hemos parado de hablar, reflexionar, hacer proyectos y soñar sobre un mundo más feminista.

Por eso nos apetece volver a ser niñas, por un momento, y soñar…

Creemos que otro mundo es posible, aunque todavía queda mucho camino, ya que el sistema no nos dirige hacia él.

Nos parece que el feminismo es la base de la humanidad: si hubiese igualdad entre hombres y mujeres llegaríamos a un sistema más comunicativo, más empático y más libre.

Así que vamos a imaginar, como niñas, y pensar en el “como si…”

Si fuésemos presidentas… ¿Qué haríamos? ¿Cómo crear este mundo feminista?

Estos serían nuestros 3 grandes pasos:

1. Educar:

Crear una nueva manera de aprender a relacionarse, a conocerse, a compartir, siempre entre hombres y mujeres. Fomentar la base de la comunicación que es la escucha. Aprender a respetarse y a construir juntos. Trabajo en equipo, solidaridad y empatía.

Romper el sexismo y aprender a desarrollar un espíritu crítico con la cultura machista que existe. Enseñar desde edades tempranas que cualquier persona, hombre o mujer, puede ejercer cualquier profesión haciendo posible una equidad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos laborales. Educar en feminismo a todas y todos, enseñar la historia de las grandes mujeres que está silenciada y “olvidada”.

Aprender a conocer nuestro cuerpo y el cuerpo del otro. Educar sobre el ciclo menstrual. Educar en sexualidad. Educar en la libertad de ser de cada persona, en la libertad de su cuerpo, de su orientación sexual y de las múltiples maneras que existen de amar y convivir.

2. Escucharse y comprender:

Fomentar la empatía y establecer debates y reflexiones para llegar a comprenderse y crear nuevas formas de relacionarse juntos, hombres y mujeres. Todo esto se haría fomentando la escucha, ya que pensamos que es una herramienta imprescindible para avanzar hacia nuevas maneras de entenderse.

Apoyo al hecho de ser mujeres en el sistema donde vivimos: reconocer lo complicado que es ser mujer y la necesidad de la comprensión del hombre. Reconocer el cansancio del cuidado diario que ejerce la mujer y dar la posibilidad de descanso. Posibilidad de baja por ciclo menstrual.

Apoyo a la maternidad y paternidad: red de apoyo a los problemas de fertilidad, dar nombre al dolor de no poder ser madre, ayudar el proceso de embarazo y parto con más sensibilidad.

3. Reconstruir:

Destruir el mito del amor romántico y crear un amor que respeta las libertades del individuo. Romper los estereotipos y sexismos que nos rodean. Aprender a desmontar la cultura machista existente.

Reconstruir la pareja y la familia para crear nuevas relaciones y nuevos roles, aquí insistimos en las nuevas masculinidades: fomentar el aspecto del cuidado en el hombre, tanto en el hogar como a los hijos.

Reinventar constantemente, reflexionar y evolucionar, dando lugar a espacios para esa reflexión y reinvención de propuestas. Nada sería fijo, sino que se probarían maneras y se revisarían constantemente para evolucionar con la ayuda de la práctica y la experiencia.

La educación, que es la base para el cambio, debe cuestionarse continuamente porque es necesario avanzar para mejorar. Por eso, el sistema educativo no debe quedarse anclado, y debe actualizarse periódicamente.

Todo esto se podría trabajar con herramientas psicológicas y a través del Arte terapia, el teatro Gestalt, que darían pie a talleres prácticos donde las mujeres y los hombres puedan trabajar en equipo.

Bueno, ¿qué te parece? ¿Vamos allá?

¡Artefem dice sí!

¡Por un futuro igualitario y libre!

¿Te sumas al cambio?

Artefem.

Deja una respuesta